jueves, 15 de junio de 2017

El piso mil (Katharine McGee)


Sinopsis: Año 2118, una supertorre se alza sobre el skyline de Nueva York. Es una sociedad en sí misma, en la que las plantas superiores están habitadas por familias inmensamente ricas, mientras que en las inferiores subsisten las clases más bajas.
La caída de una chica desde lo más alto amenazará con sacar a la luz los secretos de sus habitantes: mentiras, excesos, traición, amores prohibidos… que harán temblar los mismos cimientos de la torre.
Entre el lujo sofisticado y la tecnología más avanzada, un grupo de jóvenes tendrá que encontrar su lugar en lo más alto.
Sobrevivir en la cima del mundo tiene un precio que no todos están dispuestos a pagar.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert! - Bueno, no creo que haya ninguno...)


Si os gustó Gossip Girl, este libro os encantará. Lo empecé con unas expectativas y ha resultado ser algo distinto a lo que esperaba.

Esta es la historia de las personas que habitan en la Torre, un edificio enorme que se eleva sobre New York con sus mil plantas, el cual es una ciudad en sí misma. Un lugar en donde la clase social de la gente queda establecida por la planta en la que vive. El poder adquisitivo de sus inquilinos aumenta conforme se asciende en altitud dentro de esta mole urbana.

Los protagonistas son un grupo de adolescentes, cada uno con un origen distinto, cuyas vidas se verán entrelazadas por los acontecimientos. La diferencia de clases queda formidablemente retratada a través de los personajes. La autora ha sabido imaginar un mundo futurista totalmente automatizado y posible, ha tomado avances contemporáneos y los ha desarrollado un paso más para conseguir trasladarnos al mundo que (probablemente) nos encontraremos en cien años. Ha sido fascinante.

Este libro es un drama adolescente, muy a lo Gossip Girl como dije al principio. Independientemente de dónde se viva o en qué año transcurra la historia, los problemas de las personas son siempre los mismos. No quiero mencionar a ningún personaje concreto porque todos los que intervienen en esta novela son protagonistas en sí mismos. Cada uno aporta lo necesario al desarrollo de la trama: amor, odio, envidia, traición, engaños, secretos, adicciones, rabia, inocencia... Las situaciones que se viven en esta historia son tan reales que muchos lectores se identificarán con ellas, porque los sentimientos que aquí se exponen son inherentes a nuestra raza.

Aunque se sabe el desenlace desde el principio porque la autora lo introduce a modo de prólogo, a mí me ha sorprendido pues no es exactamente lo que yo esperaba (no entraré en más detalles para no cargarme el libro).

En conclusión, he aquí una novela donde el dinero y el estatus social determina el destino de las personas (nothing new, lo sé). Un grupo de chicos con los mismos problemas que todos los adolescentes tienen, pero con una trama que engancha y te anima a seguir leyendo, porque la curiosidad y el chismorreo el parte del ser humano.

Que quede claro que si fuera multimillonaria no me compraría el piso mil. Con una casita en los Hamptons me conformo.