domingo, 30 de abril de 2017

Las Amistades Peligrosas (by Jane)


Las Amistades Peligrosas (by Jane)


¿Habéis leído el libro? Quizá recordaréis más la película, no he conocido a mucha gente que haya leído este libro. Hay varias versiones por supuesto, a mí la que más me gusta es la que nos ofrece una magnífica Glenn Close y un estupendo John Malkovich. Incluso podemos deleitarnos con un jovencísimo Keanu Reeves.

(Sin duda, este hombre ha ganado con los años...).

Os estaréis preguntando qué tiene que ver esta película con lo que normalmente escribo. En realidad es un libro, y yo escribo sobre libros, pero no voy a hacer una reseña de este clásico. Sólo he cogido prestado el título y la obra en sí porque tiene bastante que ver con lo que os voy a contar en esta entrada.

Hace poco más de un año, animada por una buena amiga, decidí dar un paso más en mi amor por los libros: crear un Mi querido Blog donde escribir reseñas y dar mi opinión sobre temas diversos (todos ellos relacionados con la literatura, of course). Me gustaría haceros partícipes de mi reflexión sobre este año. Lo que he vivido, leído, aprendido y me he encontrado. Algunos estaréis de acuerdo y otros pensaréis que exagero. Como mera observadora (en la mayoría de los casos) he sido testigo de las más crueles actitudes, de las envidias más virulentas, de un odio desmesurado y de los intercambios de insultos más grotescos entre aquellos que dicen dedicarse a la escritura. Un año después sigo leyendo algunos mensajes con la incredulidad pintada en la cara.

La naturaleza humana es la que es, y el poder de raciocinio que posee el hombre no lo hace mejor que cualquier depredador salvaje que se pueda encontrar en la selva o la jungla. Ellos por lo menos actúan por supervivencia. ¿Nosotros? Nosotros superamos la fase de matar para sobrevivir hace millones de años. Ahora que tenemos techo y comida (y un iphone), matamos por tener más dinero, más influencia o más prestigio.


(Serán bobos estos humanos...).

Tal vez os parezca exagerada el símil que he usado, pero ésto es lo que me he encontrado en el mundo literario: una jungla salvaje, con luchas encarnizadas entre sus miembros con desenlaces fatídicos. Por lo menos en el mundo de la autopublicación ligado a Amazon. La competencia en este ámbito es feroz y hay muchos autores que son capaces de hacer cualquier cosa (literalmente) por subir las ventas. Ojo, que no me parece mal que alguien quiera ganarse la vida escribiendo, pero no a costa de desprestigiar, insultar y humillar a otros escritores.

He visto como grupos de autores formaban auténticas mafias, se defendían los unos a los otros a muerte y atacaban con premeditación y alevosía al resto de escritores.

He observado como algunas personas se dedicaban a dejar opiniones negativas (de las de una estrella) en Amazon a otros colegas de profesión para que les bajara el ranking, y así ser menos visible a futuros compradores.

He asistido a intercambios de insultos y calumnias entre novelistas que ni se conocían personalmente.

He presenciado como autores compraban a lectores y blogueros para que les dieran publicidad y escribieran reseñas (sobre los blogs hablaré más en el futuro).

He descubierto asombrada robos de portadas y títulos de obras entre escritores.

He comprobado escandalizada la persecución que sufren algunos lectores por parte de escritores por dejar simplemente su opinión sobre un libro (obviamente, que no les ha gustado).

(Este individuo es más inofensivo que algunos escritores).

¿Pero sabéis lo que no he visto? A escritores preocuparse por la calidad de sus obras. A autores escuchar realmente a sus lectores. A literatos dedicarse con pasión a la escritura. Porque parece que las rencillas y discusiones son más importantes (para algunos) que escribir algo que sea digno de ser leído; y que el cotillear y poner zancadillas a compañeros de profesión es más fructífero que la escritura en sí.

En resumen, la ética, según he podido comprobar, brilla por su ausencia. ¿Y que nos queda entonces? Pues un puñado de personas malgastando su tiempo (y talento) en discusiones absurdas, publicaciones con indirectas muy directas, mensajes subliminales destinados a terceros, peleas infantiles y un largo etcétera que a mí personalmente me ha decepcionado.

No todos los escritores con los que me he topado son así, todavía hay esperanza en el ser humano (¡esperemos!). Pero la situación general es desalentadora, y sinceramente he perdido el interés en leer a escritores autopublicados que andan metidos en estos fregados y a la greña continuamente. ¿Qué tipo de personas son en el fondo? ¿Por qué no se dedican a lo suyo que es escribir?

Quizá penséis que he exagerado bastante, pero en este caso... las amistades son verdaderamente peligrosas.

sábado, 1 de abril de 2017

What if... (Adriana L.S. Swift)


Sinopsis: Laura tiene treinta años. Es periodista en la sección de política, vive en Salamanca y sale de vez en cuando a tomar algo con las amigas. ¿Pareja? A veces, pero el amor no está hecho precisamente para ella. En la actualidad ya no existe ningún Mr Darcy que aparezca montado a caballo y te pida la mano en la campiña inglesa. No, ahora los hombres no hablan de forma caballerosa, no te tratan como si fueras una princesa, no dicen frases románticas, no se te para el corazón nada más que aparecen ante ti... 
Excepto...
A Laura sí que se le paraliza el corazón con alguien. Alguien que es una mezcla entre Mr Darcy y el Capitán Vonn Trapp. Alguien que no habla con ella salvo convencionalismos, que no se ha fijado en ella en más de diez años y que es el hombre más atractivo, misterioso y frío de cuantos conoce. Y sin embargo Laura lleva enamorada de él desde los diecisiete. Ella sigue con su vida amorosa estancada por completo mientras que él está casado y es padre de una niña. Todo está perdido desde un principio y sin embargo Laura es incapaz de olvidarse de él. 
Pero...
Y si...?
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert o No Spoilers Alert, he ahí la cuestión...)


Estuve a punto de tirar la toalla con los libros autopublicados por una terrible experiencia que tuve (todavía estoy intentando recuperarme de ello), pero lo medité y me di cuenta que podía estar perdiéndome buenos libros y por eso he continuado leyendo a autores autopublicados. Hoy le ha tocado el turno al de Adriana Swift. 

Laura es una periodista cuyos padres tienen un despacho de abogados. Allí trabaja Jorge, el que ha sido su amor platónico desde siempre. Por un puñado de circunstancias acaban confensándose lo que sienten el uno por el otro y comienzan una relación (lo he abreviado bastante, que conste).

La mencionada relación transcurre con altibajos entre viajes caros a capitales europeas y una exmujer muy puñetera. Es una historia bonita, con unos personajes muy enamorados que encuentran mil obstáculos en su camino. Sin duda, la típica novela romántica con todos los ingredientes necesarios para gustar a los seguidores del género: una relación complicada, un amor pasional, un hombre maduro de buena posición económica en proceso de divorcio, una joven que no se acaba de creer su suerte y la cual desdeña los regalos caros que él insiste en hacerle... aunque al final los acepte. Porque seamos sinceras chicas, ¿a quién no le gusta que le regalen unos Louboutin? (Yo es que soy más de botas Ugg).

El libro me ha gustado, principalmente porque está bien escrito (un requisito imprescindible para todo lo que leo y así evitar sufrir nuevos traumas) y porque la historia te mantiene enganchada capítulo tras capítulo. Los idilios imposibles son irresistibles para los románticos empedernidos.

Momento "pero's" de Jane. Seguramente pensaréis que me repito más que el ajo, pero... ¡es que tiene demasiadas similitudes con la historia de Mr. Grey y Anastasia! No voy a explicar más para no destripar el libro, si cuento en qué se parece al libro de E.L. James me cargo la historia, y tampoco es eso. De todas formas el libro se deja leer (es así de majo) y es entretenido, hace soñar con el amor y también sufrir. Leeré la segunda parte porque, obviamente, necesito saber qué va a pasar.

Nota para la autora: sé que el laísmo es muy típico en una determinada zona del país, pero a los que no somos de la región nos descoloca un poco. Just saying.